[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2015-03-02 11:39:04.

 

trtt

 By Radu Cosmin Hirsan
Desde bien pequeño me ha gustado mucho la política, siempre me he interesado por este tema y he buscado información de un lado y de otro para poder contrastar ideas con lo que podría encontrar si no la verdad, un punto mixto que me pudiera hacer comprender si “x” acción de “x” partido era buena o mala (independientemente de si eran rojos o azules). Es decir, buscaba el centro.Lo primero, haré una pequeña introducción a mi persona para tratar de que mi querido lector se ponga en mi lugar; soy un chaval de 16 años que estudia 1o de Bachillerato, soy de origen rumano y llevo en España (provincia de Castellón para ser mas concreto) desde los 2 años y medio, así que podríamos decir que soy uno más en este país ya que prácticamente me he criado con la cultura y la forma de vida española, claro que sin olvidar mis raíces.

Como bien dijo Aristóteles, la virtud se encuentra en el término medio, pero claro, en tiempos de bipartidismo era difícil encontrar algo de centralidad en dos extremos tan marcados como eran PP o PSOE, por lo cual uno tenía que escoger que era lo “menos malo” para que gobernara el país y de forma indirecta decidiera sobre su vida.

Por lo tanto, ¿que podíamos hacer nosotros? Poco, desde luego muchas opciones no había para encontrar ese punto medio que reflejara nuestra ideología.

Podemos y Ciudadanos

Pero como sabemos, todo tiene un fin, y el principio del fin del partidismo se produjo con la aparición de dos partidos que aparecían de golpe en el panorama político español pisando muy fuerte. Esos partidos eran Podemos y Ciudadanos.

En esta situación tenemos una división en la población española; por un parte tenemos los “tradicionales” y por otra los “no-tradicionales”.

Como decía antes, una gran parte de la población  española buscaba ese partido que rompiera un poco con los cánones políticos y que les representara de una forma mas integra sus ideales, y desde luego, con la aparición de estos dos partidos se nos brindaba una oportunidad brillante para elegir aquel partido que tanto buscábamos.

Aquí es donde empieza el ¿por qué soy de C’s?

Yo reconozco abiertamente que simpaticé con el PP antes de la aparición de los nuevos partidos, por que desde luego nunca me ha gustado el PSOE y bueno, en 2011 ¿quien no hubiera votado al PP?

Nos vendieron muy bien la moto de los NO RECORTES y después de la desastrosa gestión de José Luís Rodríguez Zapatero era difícil optar por otra cosa.

Pero aparece Podemos, una partido que da la vuelta a la tortilla y rompe con todo. Yo creo que todo español se vio tentado por este partido, pero como decía antes, la gente de a pie, la gente sencilla y normal que baja al bar a tomarse el café y luego va a trabajar buscaba una centralidad que Podemos no ofrecía. Podemos lo podemos encajar en una izquierda mas radical, que bueno, yo no comparto y desde luego según las encuestas cada vez menos gente lo hace.

Pero empecé a oír en la tele que hablaban mucho de un partido nuevo que a diferencia de Podemos no hablaba de sacar al PP de las instituciones y de “crucificar” (figuradamente hablando) a toda la cúpula del Partido Popular, sino que decía que había que sentarse a hablar, dialogar y llegar juntos a formar una España mejor.

!!!EUREKA!!! Pero ojo, aún es demasiado pronto para juzgar un partido por una frase que hayas oído decir en la tele.

Bien pues, un cabeza de lista de Ciudadanos para las municipales de mi pueblo (la Vall d’Uixò) era dueño de una tienda de golosinas y frutos suecos la cual yo frecuentaba y bueno, me pareció curiosos que se presentara para alcalde un amigo y empecé a preguntarle por este partido.

Realmente me gustaba lo que me contaba y las propuestas que el me decía el iba a poner en marcha. Estaba viendo sensatez, ambición y humildad en un mismo conjunto político, y desde luego eso es algo que yo siendo un chaval tan joven veía con muy buenos ojos.

Poco a poco fui interesándome por este joven llamado Albert Rivera, que más allá de la política se le veía (y se le ve) un ser humano muy real, muy natural, que lleva una vida muy normal y que sinceramente creo que no te podría mirar a los ojos y mentirte.

Así que poco a poco fui olvidándome del Partido Popular y me centre en defender entre la juventud         a Ciudadanos (y digo defender por que prácticamente todos mis compañeros de instituto de   izquierdas), a llevar la sensatez y la cordura a todos los que pudiera, porque es eso lo que la gente ve en Ciudadanos, un partido de CENTRO y SENSATO. Luego puede venir quien quiera a decir que son de derechas, que si Ibex 35, que si Albert militó en PP   (¿a caso nadie voto al PP o al PSOE antes de surgir estos partidos?)pero esas son las excusas baratas que a lo mejor en algunos calará, pero la gente trabaja-dora que quiere aportar su granito de arena a la recuperación de España sabe que son igual de necesarias las empresas como lo son los trabajadores, y esa gente no quiere ni un extremo donde se le regale el dinero a los trabajadores (porque si no se produce, el dinero se acaba) ni otro extremo donde el empresario pueda explotar al trabajador y pagarle una miseria. Nosotros queremos una balanza social y económica donde ganan todos y no pierde nadie.

Pero bueno, esto es una humilde opinión de una persona que ni tan siquiera puede votar, que aún es dependiente de sus padres, que salvo que consiga la doble nacionalidad en un futuro no podrá ni tan siquiera intervenir en la política estatal, pero como dije al principio de este texto, también he vivido fuera de España, también  se como son las cosas más allá de los toros y de las paellas y bueno, también puedo ver lo que algunas personas opinan de España en el resto de Europa (por donde tengo mucha familia repartida).

Concluyendo, me remito otra vez a la cita de Aristóteles, uno de mis pensadores favoritos:

“En el punto medio esta la virtud”