[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2017-04-26 10:08:05.

Me uní a Cs en Valencia por la necesidad de significarme por primera vez en mi vida tras participar en el 15M y comprobar que era posible desarrollar esas ideas en un partido de centro liberal y social. A finales de 2014 tras meses de acertados descartes en el movimiento Ciudadano como el del impresentable cantante Francisco o la ultraderechista Cristina Seguí, se formó el Tándem  Carolina Punset y Fernando Giner.  Emocionaba oír a  Carolina con su aire cosmopolita y humilde, su compromiso verde y regenerador de la vida pública y ciertamente que esperanza nos daba también  contar con un buen gestor como Giner que aporta  pragmatismo económico a la vez de comprometido con la cultura y tradiciones valencianas.

Comunidad Valenciana.Valencia. 28/11/2015. Albert ribera, Toni Canto, Punset, mitin de ciudadanos en la Plaza del Patriarca de Valencia, Fotografia de Manuel Molines

De los días de vino y rosas hemos pasado al Hotel de los líos de los hermanos Marx o a la mítica serie “Los Ropper” en la cual no tengo claro quién era más incordioso si el matrimonio o sus vecinos.

Coparon el partido algunos excargos del PP y se juntaron con otros que provenían del Psoe y también de UpyD que a su vez estos venían divididos entre ellos. Nada importaba ya que la mayoría de afiliados eran vírgenes políticamente o al menos tenían pocos coitos políticos en su haber. Llegó el momento de tocar poder y asomó la tormenta, nos quisieron meter con calzador al bueno de Toni Cantó y hubieron muchas críticas, lo cual significaba que el debate interno y la discrepancia funcionaban y que las primarias eran la solución.  Yo no le voté  en primarias a pesar de haberle votado en las anteriores elecciones generales porque competía contra un buen candidato y no me gustaron las imposiciones que pretendían los cargos orgánicos de la Provincia. Posteriormente los diputados valencianos con Cantó a la cabeza nos ganaron a casi todos los afiliados y están haciendo un buen papel para España y también para Valencia, únicamente les falta nombrar un poco más a la Comunitat en sus escaños tal y como hacen los adoctrinadores de  Compromis.

A partir del momento que el bálsamo de las campañas electorales desapareció emergieron todas las desavenencias, los diputados que controlan el aparato orgánico hicieron sus cortijos cerrando la puerta y los que no comulgaban con ellos con Carolina y Marí a la cabeza comenzaron su propia batalla. Estos dos años han sido muchos los afiliados y concejales válidos , otros no tanto, que han abandonado con hastío semejante sainete.

No hay buenos ni malos, todos son culpables ¿no se dieron cuenta que los afiliados cursaban baja o dejaban de pagar sus cuotas? ¿no vieron la escasa afluencia de personas a los actos y la perdida de votos hacia el pp mas corrupto de España?. Si Cs en la Comunitat fuera el Real Madrid hubiera bajado Florentino y hoy no quedaba en la plantilla ni el 30% de los cargos públicos y con ellos se marchaba a la calle el equipo técnico y los ojeadores.

No hay un problema de liderazgo en la Comunitat Valenciana, es la falta de habilidades directivas lo que ha llevado a esta situación. Empatía, asertividad, escucha activa y gestión de los egos entre otras aptitudes que no tienen nuestros dirigentes de hoy. Lo positivo es que hay personas que sí tienen esas cualidades, algunos se marcharon al principio por la cerradez de unos, otros se mantienen al margen o estan agazapados y los más numerosos  están todavía en la sociedad civil esperando un proyecto motivador

Señores y señoras diputados, concejales y demás cargos, el único “Colo Cao” que existe son uds mismos. Hemos sido los que inflabamos globos, los que subiamos a las farolas a colgar carteles o los que contestabamos en redes sociales los que les hemos “Colo Cao” ahí, tomen nota porque el espiritu de Ciudadanos es otra cosa. Nadie es imprescindible.

Por fortuna las últimas noticias sobre las desavenencias, ineptitudes y transfuguismos en la Comunitat de este último año poco transcenderan al votante, excepto el rédito  que puedan sacar nuestros adversarios. El votante se guia más por la utilidad práctica  de su voto y la emoción que le provoque el candidato y en eso estamos muy muy verdes en este momento.

Es muy cierto que estas cosas ocurren en todos los partidos políticos y que también se producen en mayor o menor medida en todas las agrupaciones naranjas de España, “En todas partes cuecen Habas” pero en la Comunitat Valenciana son de “Garrofó”

By Pako Valles@Pako__V