[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2017-09-22 10:27:32.

by @Vicent_Raga

El seny catalán ha muerto. El clan Pujol lo hirió de muerte con su régimen cleptocrático y sus sucesores lo han acabado de enterrar. La burguesía catalana se dejó la puerta abierta y el virus del nacionalismo les ha contaminado hasta las trancas. Ya es una epidemia fuera de control.

En realidad son tan sólo una cuarta parte de los catalanes, pero han secuestrado al resto. La locura de la independencia está consiguiendo lo que parecía imposible: una sociedad como la catalana, avanzada social y económicamente, se percibe ahora como intolerante y además amenaza ruina, y por culpa de una minoría.

Las principales empresas con sede en Cataluña tienen planes perfectamente diseñados para trasladar sus sedes en caso de perpetrarse la independencia. Por ejemplo, La Caixa y el Banco de Sabadell, cuyo negocio se encuentra de forma mayoritaria fuera de Cataluña, han valorado la posible pérdida de depósitos hasta en un 25%, algo que no se pueden permitir. La Caixa incluso tiene avanzado su traslado a Madrid, ocurra lo que ocurra. Se plantearon incluso Valencia como sede.

El nacionalismo es una forma de suicidio de una sociedad, la historia nos lo ha mostrado repetidamente, y sus culpables no son únicamente los perpetradores directos sino todos los grupos que los apoyan. Así, este episodio también está sirviendo para que todos se quiten las caretas. Ya sabemos qué piensa Podemos y Compromís, y muchos de sus votantes no comparten estas posiciones tan radicales e intolerantes. Esta semana ya he hablado con cuatro personas que me han dicho que jamás van a volver a votar a Podemos ni a Compromís en la Comunidad Valenciana. El lobo se ha quitado la piel de cordero, y todos estamos viendo su rostro real. Muchas personas de buena fe se creyeron la milonga aquella que nos contaron durante la campaña electoral que, en realidad, no eran radicales sino regeneradores. Ahora produce verdadero sonrojo ver su actuación.

Jamás se debió permitir que las cosas llegaran tan lejos. Ahora estamos pagando los pactos de Aznar, las locuras de Zapatero y la inacción pasada de Rajoy. Nada esperamos de los colectivos extremistas radicales (Podemos, Compromís, Mareas y confluencias varias) pero desde luego si esperamos una reacción contundente en defensa de la democracia de los partidos constitucionalistas, sin fisuras ni titubeos.

VICENTE RAGA

Subdelegado de @CiudadanosCs en Valencia-Sur, Concejal y Portavoz de @CiudadanosCs en @ayto_alboraya Equipo #ReDiCs en @CsCValenciana

More Posts