[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2017-10-19 19:57:29.

Nadie sensato puede dudar que es necesario defender los intereses y deseos de esos 3,5 millones que no votaron en el referéndum donde dicen haber votado 2 millones con el resultado de más síes que votantes había en el censo, pero también deberíamos añadir añadir la necesidad de contarles la verdad a los catalanes que fueron adoctinados por las televisiones y radios públicas, en los colegios y universidades, y  en los medios subvencionados o dependientes, gente a la que se debe ayudar porque actúan en función de falsedades como aquella de que Cataluña sería reconocida internacionalmente porque son el centro cultural del Mediterraneo, que seguirían en la Unión Europea, o que ninguna empresa abandonaría el nuevo estado, más bién llegarían multiples inversiones para instalarse en su suelo.

Son cada vez menos los que se creen que las empresas volverían, que España les roba en lugar de cubrir sus déficits, o que un Jefe de Estado propio es más económico que uno compartido, pero aún son muchos los que piensan que están viviendo una pelicula de buenos y malos donde los malos tienen todos los medios para ganar. La Independencia se va desmontando por la realidad de la fuga de empresas que necesitan a la UE, y por las claras declaraciones de todos los lideres mundiales, bueno, todos menos  Maduro, pero queda el deseo del derecho a decidir, esa mayoría que quiere un referéndum animados por Podemos, IU, y otros partidos nacionalistas. A esos hay que contarles la verdad, que la ONU no reconoce el derecho de Autodeterminación salvo para colonias, que todas las constituciones del mundo prohiben la secesión y que los ejemplos que independentistas y nacionalistas ponen son particularidades que no guardan relación con Cataluña.

Escocia forma parte del Reino Unido dentro de Gran Bretaña y nunca dió un paso ilegal porque es el único país demócrático que carece de Constitución. Se rigen por un conjunto de leyes donde la uníón del Reino de Escocia no impide que se vaya. Eslovenia, en boca de su primer ministro, se ha apresurado a decir que su caso no tiene parecido alguno con Cataluña ya que Yugoslavia no era un país demócrata. Y por último Quebec, el ejemplo que más le gusta a los secesionistas catalanes, hizo dos referéndum pero tiene una Ley de Claridad donde no es suficiente para la independencia una mayoría simple o cualquier participación, y además las provincias de Quebec donde no ganase el si, pueden quedarse en Canadá, lo mismo que municipios de las provincias. Es como si Cataluña admitiese que Barcelona o la provincia de Tarragona siguiesen en España o que se fuera el Valle de Arán. Por si o fuese suficiente Canadá se formó en forma confederal, es decir, por agregación. Las provincias fueron entrando voluntariamente y no todas de golpe.

Visto lo visto ¿Que tiene que ver Cataluña con los ejemplos citados? Yo diría que nada aunque muchos catalanes no lo saben porque no se lo contaron así (hasta el PNV se lo cree o aparenta creerlo). La propuesta de Ciudadanos para que termine el adoctrinamiento de los niños, que se les cuente la historia como fue, ha sido rechazada por los demás partidos porque no hay mucho interés en la verdad ni siquiera en Unidos Podemos, PDCat, ERC, CUP, PNV, o las dudas del PSOE-PSC que no sabe como acertar aunque si estará en la reforma de la Constitución, algo que él mismo promueve, mientras que los demás no quieren. Si no logran romperla prefieren dejarla así porque si la gente despierta ellos bajan.