[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2018-03-03 09:26:06.

Un inesperado movimiento de los pensionistas ocupa nuestras ciudades de forma imprevista. Son los nuevos indignados que no entienden de razones y solo demandan hechos, solución justa a sus problemas, recuperación de los derechos adquiridos y básicos para la sociedad sin analizar demasiado las consecuencias que para eso hay expertos. Es un recordatorio a los políticos para decirles que los hemos puesto ahí para resolver los problemas y no para que nos los cuenten.

Los partidos estaban en fuera de juego aunque con diferentes puntos de vista, así mientras el PP afirmaba la imposibilidad de mantener el sistema adquisitivo de las pensiones, el PSOE y Podemos se apuntaban a subirlas sin más o con un insuficiente impuesto a la banca y luego ya veremos en la línea que utilizó la izquierda con aquello de OTAN NO que luego se transformó en OTAN de ENTRADA NO, y termino en OTAN SI una vez en el poder. Ciudadanos fue el primero que apuntó hace tiempo que era necesario sacar de la Caja de Pensiones las no contributivas y crear un sistema complementario tipo Mochila Austríaca, algo que podría funcionar a medio plazo porque es un modelo ya contrastado en Europa donde en la solución del problema siempre están los PGE (Presupuestos Generales del Estado) y los Planes de Pensiones.

Los expertos son agoreros en este tema. Afirman como argumento más fuerte que dentro de unos años habrá un jubilado por cada trabajador haciendo el sistema insostenible, dando soluciones falsas como alargar la vida laboral, lo que daría lugar a un aumento del paro, a menos cotizantes, y bajar las pensiones a base de congelarlas o modificar la forma de su cálculo. A mi se me ocurre que quizás podríamos trasladar la imaginación un poco más lejos e imaginar que ya está todo automatizado, las fábricas, el comercio, y hasta los coches, que hay un trabajador cada 100 parados o jubilados ¿se acaba el mundo? Evidentemente no porque el empresario quiere vender aunque sea por internet y para eso se necesitan compradores con poder adquisitivo. Lo que cambiará evidentemente es la forma de reparto de la riqueza.
De momento dejar de darle vueltas a las soluciones que ataquen a los pensionistas, olvidar soluciones a corto plazo y postureos electoralistas, y encontrar un sistema que se adapte al futuro que viene pero justo. La salud, la enseñanza, y la atención a las clases pasivas no es negociable.