[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2017-08-24 11:21:32.

Las cosas suceden cuando es posible que sucedan, cuando se dan las condiciones para ello y nunca antes, y es por eso que el terrorismo existe porque el mundo que hemos conformado lo hace posible y lo tolera. En Oleiros, un gran municipio de Coruña, hay un alcalde comunista desde tiempo inmemorial, un alcalde del municipio más rico de la provincia que sabe que si pone guarderías para pobres ha de poner guarderías para ricos que son los que aportan los fondos. Hay  monumentos al Che Guevara o parques a José Martí, pero ha sabido distinguir entre lo que es una ideología y lo que es el mundo real al que hay que adaptarse porque su municipio no puede salir de él aunque quisiera. Algo así le sucedió a Mújica al presidir Uruguay. Hay humanos que llevan la maldad dentro y la justifican con creencias, vease Stalin, Mao, Hitler, y otros muchos, y otros que se hacen peligrosos cuando les hacen un lavado a su poco desarrolado cerebro o son sometidos a fuertes presiones llevando el germen del mal en su interior. Dicen que los que llevan el gen de la maldad y se activa ideologicamente son 50 o 100.000 ¿y van a poder con 7.000 millones de seres humanos? ¿Quienes deberían estar atemorizados, ellos o nosotros?

El imán de Barcelona, el ideólogo del grupo terrorista, estaba allí porque permitimos crear las condiciones para que estuviese, un juez que pospone la orden de expulsión sin condiderar que era un peligro social, que se le extradita por algo, un aviso desde Bélgica sobre su peligrosidad que se queda en los Mossos y no se transmite al Ministerio del Interior, alguien que ve normal que se compren 4 cuchillos de grandes dimensiones y un hacha, un vecino que avisa de que hay un musulman radicalizado que maltrata a su mujer y no pasa nada, y una descoordinación total de los cuerpos armados. La anarquía ya se ensayó en Aragón y en múltiples comunas y no funcionó, lo que funciona es un liderazgo con responsabilidad y criterio. No pueden trabajar los Mossos, la Policía, y la Guardia Civil sin un mando unificado cuando han de afrontar un caso juntos. En Francia se decretó el Estado de Excepción y se unificó el mando de los cuerpos armados, y en Estados Unidos cuando interviene el FBI asume el mando de la operación en curso. Aquí deberíamos aclarar muy bien que frente a un delito considerado nacional, los cuerpos armados autonómicos se someten al dictamen del mando nacional (que deberíamos aclarar tambien si es policía o guardia civil), y ya de paso, decirle a los países de la ONU, como Bélgica, que las comunicaciones que afectan a la seguridad nacional hay que hacerlas a los Organismos nacionales, que los autonómicos ni tienen embajadas, ni competencias en relaciones exteriores. Se ve que nuestro inacabado sistema autonómico,  al comprendido en España, es totalmente incomprendido fuera.

Creo que una de las causas por las que el terrorismo puede suceder es que no nos hemos escandalizado lo suficiente. Mucha gente elude la prensa y solo se informa, cuando se informa, a través de la televisión y, en otros casos, de las redes, por este motivo no se ha desarrollado la empatía con las víctimas del terror. Nos escandaliza y nos encoge el corazón un muerto español, europeo a americano  pero no tanto la bomba que mata 100 o 300 personas en una boda o una mezquita de un país musulmán. No nos escandaliza lo suficiente que una niña con un bebé atado a ella explote, que hayan explotado ya 83 niños y niñas en lo que va de año, o las esclavas sexuales de Boko Haram y del ISIS, porque si lo hiciese ya estaríamos actuando coordinadamente para poner fín. Seamos sinceros, presumir de cristianos y no sufrir por los muertos musulmanes o negros africanos, no es coherente.

Yo propondía que los 7.000 millones de seres humanos no terroristas nos unamos contra la barbarie, que denunciemos cada caso, que alertemos de nuestras sospechas, que colaboremos porque el terrorista está entre nosotros, es un integrista islámico que tiene por enemigo al que no lo es, que quiere volver a los primeros siglos del cristianismo, cuando se eliminaron todas las sectas, pero en versión de la edad media. Es la mayor dificultad actual de las personas, identificar el peligro si está fuera de nuestro hábitat, pensar que el mal lo resolverán otros y no nos alcanzará, pero recordemos que los cambios importantes de la humanidad lo ha hecho la sociedad.