[Total:0    Promedio:0/5]

Originally posted 2017-07-12 17:09:29.

Los tiempos cambian y la sociedad evoluciona con sus crisis cíclicas para una mayoría, y a mucho mejor para una minoría que se dedica a realizar apuestas especulativas en temas que ellos controlan, como la Bolsa. Esto si es un cambio real, las oportunidades actuales para que alguien pueda hacer una gran fortuna en un tiempo record, bién especulando, o bien diseñando un videojuego de éxito, han aumentado. Mientras, el mundo laboral evoluciona mucho más lentamente y las mejoras que hubo hasta la fecha están seriamente amenazadas. Hemos pasado de que solo existieran esclavos a ser siervos pero con un pequeño privilegio. Se estableció un día de descanso a semejanza de lo que por lo visto había hecho Dios despues de crear al hombre. Los judíos habían elegido el sábado como séptimo día, y los cristianos, por no coincidir con ellos, eligieron el Domingo. A continuación vinieron los musulmanes, y ya también por no coincidir con los festejos de los infieles, eligieron el viernes. Tanto es así que herejías posteriores tenían que elegir como dia de descanso el jueves, de tal manera que algunos países tolerantes de la antiguedad, como lo que hoy es Turquía que ya ha dejado de serlo, encontraban dificultades para acudir a los artesanos porque nunca sabían si les tocaba trabajar ese dia o no.

El siervo era alguien que trabajaba de sol a sol y luego descansaba lo justo para volver a trabajar. Venía a ser como un esclavo del que su señor no se responsabilizaba porque si moría podía ser sustituido al instante sin coste, no como un esclavo que tendria que comprar y pagar. Pero el Frente Popular francés instauró las vacaciones pagadas en 1936, y Hitler y Musolini las generalizaron antes de dedicarse a la guerra. El extender este privilegio de la aristrocracia a la clase trabajadora que había luchado duramente por él supuso un antes y un despues, y permitió, junto con el establecimiento de la sociedad de consumo despues de la segunda guerra mundial, la invención del turismo. España se apuntó a la modalidad en los sesenta, y luego nos fuimos apuntando al sábado inglés, y a los puentes y acueductos, hasta ser líderes mundiales en fiestas y turismo.

Así aquel temor de principios del siglo XX sobre que sería de los trabajadores cuando la mecanización sustituyese al hombre, quedó en el olvido. Hoy el sector de servicios es el que da trabajo a la gente y permite que la renta se siga distribuyendo a través de la productividad creada, pero el miedo a ser sustituido por máquinas vuelve en forma de robots, y la automatización hace que muy poca gente sea necesarias en un puesto de trabajo, ni en los bancos, las gasolineras, los cines, las lineas de fabricación, ni siquiera para conducir o para  cualquier otra opción fuera de servir a otros que quieran pagarlo, lo que tampoco sería necesario, o unos cuantos especialistas en diseño o investigación. En aquel entonces se pensó en nacionalizar los medios de producción, o la propiedad privada, modelo que se impuso en medio mundo y resultó ser un fracaso. Luego en consumir más y más, cuyo modelo ha tocado techo, y ahora se piensa en que el Estado redistribuya la renta que generan las empresas a traves de ayudas a la infancia, a las clases pasivas, sean incapacitados o jubilados, o poniendo una renta mínima como está ensayando Finlandia con un grupo de 1.000 personas.

El problema es que hay paises ricos gracias a medios naturales como el petroleo, gas, o minas, que logran ingresos desde otros paises lo que les permite proteger a sus habitantes, como los países nórdicos que disfrutan del petroleo del Mar del Norte, Estados Unidos o Rusia, pero ¿y los que no tenemos riqueza alguna aparte del talento? Nos queda el sector servicios y la inventiva, por algo inventamos el autogiro, el submarino, la fregona o el chupa-chups, pero nada valdrá la pena si las empresas se domicilian en otros paises donde pagan menos impuestos.

Toda lo dicho nos lleva a la conclusión de que “todos” los partidos politicos deberían pensar a medio y largo plazo, y buscar la solución a una futura bolsa de paro a nivel mundial que debe ser alegre (las máquinas nos liberarán finalmente de la obligación de trabajar), solución que pasa por tener un estado rico, lo que implica que a nivel mundial se acaben los paraisos fiscales que solo benefician a unas cuantas personas a costa de todas las demás, y se armonicen los impuestos para que cada pais pueda controlar la fuga de capitales. No hemos visto a nadie del G20 preocupado por esto porque los paises ricos tienen margen para seguir viviendo a costa de los pobres, pero eso se acabará y algunos tendremos hijos que darán nietos que darán biznietos…….y cuyo futuro nos preocupa.